Y ahora que ha llegado el frío, ¿cómo mantengo a raya las defensas?

Y ahora que ha llegado el frío, ¿cómo mantengo a raya las defensas?

Podemos imaginarnos que las defensas son soldados, es decir, hacen que el  organismo combata y destruya todos aquellos patógenos que nos hacen daño. A esto se le conoce como sistema inmunológico, y cuando funciona adecuadamente, nos protege de infecciones que causan enfermedad.

Dicho de otra manera, cuando un agente infeccioso como, por ejemplo un virus o bacteria entra en nuestro organismo, el sistema inmunológico está atento para detectarlo y atacar a este agente infeccioso antes de que cause daño.

Imaginémonos que mantenemos una conversación con una persona que tiene el virus de la gripe. Puede ser que mediante la saliva alguna gotita nos entre por la nariz o la boca y aquí se inicie el proceso de infección. Entonces el sistema inmunológico lo detecta como un cuerpo extraño y empieza su proceso.

De la misma manera, cuando empezamos a notar algunos síntomas como fiebre, escalofríos, la salida de un herpes, que también pueden aparecer después de situaciones de estrés…  significa que el sistema inmunológico no está haciendo el trabajo que le corresponde y deberemos darle un empujón.

Para evitar tener las defensas bajas, siempre recomendamos mantener una dieta equilibrada y rica en frutas y verduras. Es muy importante la aportación al cuerpo de Vitamina C, que la podemos encontrar en las frutas cítricas, bayas, tomates, brócoli… También existen suplementos orales con la dosis diaria recomendada.

Otra manera de aumentar las defensas de forma natural sería mediante la Echinácea.  Ésta se emplea en la prevención y tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio superior y en el resfriado común gracias a su capacidad de aumentar el número de glóbulos blancos. También puede usarse como preventivo en aquellas situaciones en las que el organismo está sometido a estrés o a condiciones de debilidad física o psíquica que debiliten el sistema inmunológico.

Sea como fuere, en tu farmacia de confianza sabrán que producto recomendarte, tanto a modo de prevención como a modo de tratamiento. No dudes en pedir consejo a tu farmacéutic@! J